Y LA TRADICIÓN PATERNALISTA SE IMPUSO

POR: MARIO ALEJANDRO RODRÍGUEZ (alhejo@periodistas.com)

Tal como la marcaba la reciente historia de este encuentro entre pijaos y azucareros el Deportes Tolima se impuso de nuevo sobre  el Deportivo Cali en condición de visita para reafirmar la importancia de la estadística en el estado anímico de un elenco a la hora de revalidarla.  Esta vez un sólo gol, marcado por el volante Cristian Marrugo, al minuto 29 de la parte complementaria fue necesario para volver a celebrar fuera de casa, algo que no acontecía desde el 28 de septiembre de 2008 cuando el elenco musical derrotó por marcador de dos goles a uno al Deportivo Pasto en territorio nariñense.

Lo primordial  e importante de resaltar  como primera medida fue que se recuperaron tres puntos que se cedieron en casa, en el partido que el vinotinto perdió como local ante el Atlético Huila, cuando apenas transcurría la segunda fecha del torneo. La caja menor que andaba en déficit quedó en orden gracias a la entrega y el sacrificio del grupo que tenía claro en su conjunto  el  objetivo principal  para su presentación en la sucursal del cielo: el triunfo. 

El recio periodismo vallecaucano, caracterizado desde siempre por ser más que objetivo  EXIGENTE con sus equipos y sus representaciones deportivas anoche tuvo que reconocer, como en ocasiones anteriores  la superioridad del D.T. sobre el líder del campeonato.  Un conjunto que corrió en todos los sectores del terreno vimos en los diferentes noticieros radiales y audiovisuales del país, donde se destacó en primera plana el triunfo obtenido  en la noche anterior. Y parecería que la costosa nómina del verdiblanco cuando observa la vinotinto y oro se arrugara en la cancha y terminara sucumbiendo ante el futbol práctico expresado por Torres y sus muchachos.

Ya se le tomó como se dice “la medida” a este contrincante. Desde 2006 el “depor” no sabe que es vencer al equipo tolimense en su propia casa. Anoche con la media distancia como alternativa de ataque, sumada a la velocidad recurrente de Franco Arizala y Jorge Perlaza y la gran solidez en el cuatro posterior, los de Ibagué superaron sin discusión a su adversario.  Jair Arrechea, ex caleño disfrutó por primera vez de las mieles del triunfo ante su antiguo club, debido a que en la victoria del año pasado todavía no era pieza fundamental del esquema táctico del entrenador tolimense.

Son ya tres años los que completa el Deportivo Cali sin vencer al Tolima, lo cual demuestra la paternidad absoluta del cuadro ibaguereño en Cali ante los verdes. Eso sin mencionar que desde años anteriores el Tolima se convirtió en la “bestia negra” del equipo de José “cheché” Hernández. Recordemos que fue con este mismo rival que el pijao obtuvo su única estrella, el 21 de diciembre de 2003.

El vinotinto ya se metió al grupo de los ocho primeros, con 13 unidades en el quinto lugar del Apertura. Pero se hace imperioso por el bienestar económico y deportivo de la institución CONSOLIDAR este lugar, y por qué no escalar más posiciones en la tabla para recuperar la confianza y el afecto del aficionado hacia este cuerpo técnico y plantilla profesional.  El próximo escollo será el Atlético Huila, que ya no cuenta con los servicios del orientador Miguel Augusto “Nano” Prince.

Opiniones

comentarios