UNA VICTORIA CON EL SELLO DE LA CASUALIDAD

Por: Mario Alejandro Rodríguez (alhejo@periodistas.com)

Con las uñas, con más pundonor que juego colectivo y orden en el campo Deportes Tolima logró salvar dos puntos que a la altura del minuto 35 del segundo tiempo estaban en el bote de la basura. Sin ser ampliamente superior a su rival, sino teniendo lo que se llama “suerte” pudo desequilibrar un juego que tuvo como característica principal el buen manejo del balón del equipo visitante. LOS GOLES EN VIDEO

 

LOS GOLES EN VIDEO EN WWW.GOLTUBE.COM 

De un comienzo con ganas, y los deseos de encontrar rápidamente el resultado a favor se pasó al total dominio en los tiempos y en el ritmo del juego del elenco dirigido por Óscar Aristizábal. Paulatinamente, Envigado adormeció el ataque de su rival, y comenzó a proponer sobre el arco de Bréiner Castillo.

En el dueño de casa durante los primeros 45 minutos faltó la chispa que desequilibrara el compromiso. Ni Vallejo por la lateral derecha, ni el volante Iván Corredor, que reapareció con el equipo titular, ni Rodrigo Marangoni pudieron generar las opciones que  pudieran crear algún tipo de peligro en el campo adversario.

El buen desempeño del cuartero posterior “naranja” fue para rescatar de la primera mitad. El trabajo del lateral Elvis Perlaza por la derecha fue impecable, así como la labor del central Duvan Hernández al impedir la llegada libre de los delanteros Franco Arizala y Jorge Perlaza.

Publicidad

Ante la imposibilidad romper esta férrea barrera, Tolima le apostó a una de sus formulas ofensivas, la media distancia sin tener buenos resultados en el tiro libre ni en la pelota en movimiento. Marangoni tuvo dos remates que rozaron la base del vertical izquierdo del arquero Soto, de resto los impactos salieron bastante desviados del objetivo rival.

El segundo tiempo estuvo marcado por la superioridad del elenco antioqueño y claro, por la irresponsabilidad de Cristian Marrugo. Un codazo descalificador ensució el juego, y de paso dejó con diez al D.T. La tribuna con justa razón castigo este acto vergonzoso y en retribución recibió el reclamo airado del cartagenero.

El único gol del cotejo, llego más fruto de la casualidad, de la fortuna del destino, más no de la efectividad en el juego del “vinotinto y oro”; sumado a la igualdad de hombres en el terreno de juego por la expulsión de Juan Fernando Leal, volante del Envigado. Gracias a un centro de Gerardo Vallejo, y una mano de un central del conjunto “naranja” fue que llegó la única  opción clara de anotación para el equipo “musical”. 

Marangoni, para la dicha de los 2.600 espectadores que asistieron al juego la embocó al fondo de la red del arco norte del “coloso de la 37”. De no haber sido así la historia del final del juego hubiera sido completamente distinta al ole que disimuló las serias falencias que tiene en el sistema el representativo local.

Es cierto que la lesiones de tres de los jugadores titulares influyó considerablemente en el rendimiento del club ante los “paisas”. Pero también es verdad que el nivel del Tolima no convence a la tribuna, ni a la prensa; pese a estar en el sexto lugar del Finalización y en la disputa por un cupo a la Copa Libertadores del 2010.

Se viene Medellín este miércoles a la 8:30 P.M. en condición de visita. Un cotejo donde se necesitará más que la suerte y la casualidad.

 

Opiniones

comentarios