Sin estadio para jugar la Copa Libertadores podria quedarse el Deportes Tolima

TOLIMA 7 DIAS
En la primera semana de febrero, una comisión técnica de la Conmebol evaluará el estadio Manuel Murillo Toro, que además de grietas en su estructura, presenta deficiencias en iluminación y acueducto.

Faltando solo 24 días para que el equipo pijao juegue el partido de vuelta con el Deportivo Táchira en Ibagué, la cancha del estadio no está bien iluminada, los camerinos no tienen agua permanente, los túneles de acceso al campo de juego se inundan, no hay señales de emergencia. Además, el estadio, pese a las grietas en su estructura, no se ha sometido a pruebas de resistencia.

A eso se suma que las instalaciones no cuentan con suficientes cabinas para periodistas, no hay servicio de Internet, ni suficientes líneas telefónicas y el sistema eléctrico es defectuoso.

"Veo que el estadio tiene problemas graves y que nos hace falta mucho para tener un escenario adecuado", afirma Ricardo Salazar, gerente del Deportes Tolima.

El sitio es apto

Antonio Guzmán, ingeniero encargado del mantenimiento del estadio, admite que hay problemas, pero considera que el escenario es apto para torneos internacionales.

Guzmán dice que la Alcaldía, la Gobernación y Cemex invertirán 1.200 millones de pesos en la unión de dos tribunas y en la construcción de techos.

Este año, la Gestora Urbana destinó 400 millones de pesos para el mantenimiento, que incluye pago de servicios públicos, nómina y vigilancia.

Se va el agua

En más de una ocasión, Daniel Briceño, defensa del Deportes Tolima, ha tenido que quedarse con las ganas de una ducha en el descanso del primer tiempo o al finalizar los partidos.

"El agua falla constantemente y eso es grave para nosotros porque el agua le devuelve al jugador las fuerzas y descansan sus músculos", dice Briceño.

Afirma que el túnel de salida a la cancha se inunda y que por lo tanto se ven obligado a salir por la tribuna, lo que implica un riesgo con los hinchas, en los partidos que el equipo juega mal.

"Cuando llueve, el agua sube un metro, pero también hay que hablar del desaseo y el mal olor que a diario se observa en los camerinos", asegura Briceño.


Entidad encargada del estadio no planea realizarle obras de adecuación

El ingeniero Antonio Guzmán, funcionario de la Gestora Urbana, encargado del mantenimiento del estadio Manuel Murillo Toro, solo reconoce que hay falencias en la iluminación.

Sin embargo, afirma que, por lo demás, el escenario está listo para la participación del Deportes Tolima en la la Copa Libertadores de América.

¿El estadio es apto para partidos internacionales?

Sí, porque no hay problemas graves para recibir la gran cantidad de aficionados y periodistas que concentran este tipo de partidos. Una buena prueba de que la estructura está bien fue el juego Tolima-Cúcuta, en la final de la Copa Mustang, cuando ingresaron más de 30 mil personas.

¿Está seguro de que todo está bien?

No, no se puede negar que nos falta mucho y contamos con una excelente gramilla.

¿Qué grado de riesgo generan las grietas que se observan en la estructura?

Esto no debe ser materia de preocupación. Hay fisuras en las tribunas oriental y en laterales, pero son normales en toda construccion de este tipo.

¿Han practicado pruebas de resistencia en el estadio?

No.

¿Por qué?

No es necesario.

Los camarógrafos y productores de televisión se quejan por la escasa iluminación.

La iluminación del terreno no es la mejor para este tipo de partidos, por eso en el 2004 se instalaron torres provisionales.

¿Por qué no mejoran ese problema?

Porque no hay recursos.

¿Entonces en la Copa se va a trabajar con lo que hay?

Tenemos que trabajar con lo que tenemos.

¿La Gestora Urbana realizará obras antes del primer partido de Copa?

No hay nada planeado, pero la próxima semana habrá una reunión con los dirigentes del Tolima para hablar de estos temas.

¿Hay obras previstas a futuro?

El 5 de febrero se abrirá una licitación para culminar la ampliación de las tribunas. Tenemos 1.200 millones de la Alcaldía, la Gobernación y Cemex para terminar la unión de las tribunas.

Con las uñas

Benjamín Cuello, narrador internacional de Caracol, en Cali, quien ha asistido a varios mundiales de fútbol, asegura que el estadio Manuel Murillo Toro necesita obras de adecuación.

"El estadio es feo… es inconcebible, pero en Ibagué a mí me ha tocado narrar partidos en la tribuna porque no hay cabinas suficientes para los periodistas", dice Cuello.

Jaime Torres, corresponsal de Noticias Uno, afirma que la iluminación es deficiente y que en cada jornada pelea con los aficionados por la ubicación de las cámara en la tribuna. "Las condiciones son pésimas", dice Torres.

Las redes de acueducto son obsoletas

La falta de adecuadas instalaciones internas para las redes de acueducto es otro de los problemas que adolece el estadio Manuel Murillo Toro.

Ancízar Carrillo, gerente del Ibal, reconoce que es urgente adelantar trabajos en este sentido. "Por momentos los camerinos quedan sin agua porque toda la red del acueducto es obsoleta y ya cumplió su vida útil. Por eso es que se presentan tantas fallas en el suministro del líquido", precisa el funcionario.

Carrillo agrega que para evitar estas situaciones, los operarios del Ibal realizan labores de mantenimiento antes de cada fecha futbolera.

‘Sí tiene problemas graves’

Ricardo ‘Pitirri’ Salazar, gerente del Deportes Tolima, afirma que el estadio, aunque es funcional, presenta claras incomodidades en algunos puntos.

"El estadio es incomodísimo para periodistas, jugadores y aficionados, tiene problemas graves y veo que nos hace falta mucho para tener un escenario presentable", dice el ex futbolista.

Además de otras, propone renovar los bancos de suplentes y modernizar el drenaje de la pista atlética porque en cada aguacero se inunda. ‘El Pitirri’ sostiene que aunque la remodelación total demorará unos cinco meses, sí es urgente un maquillaje. "Vienen partidos internacionales y es importante tener la casa bien bonita", dice.

Salidas de emergencia no están señalizadas

El capitán Rafael Rico, comandante del cuerpo de bomberos de Ibagué, afirma que al estadio le falta demarcación de vías para el proceso de evacuación de espectadores, en casos de emergencia.

"La evacuación se haría de la tribuna a la cancha pero, por ejemplo, las tribunas bajas no están demarcadas", dijo Rico.

A esto se suma que buena parte de las instalaciones eléctricas son obsoletas. "Las instalaciones de las tribunas no presentan buen estado y los cables no fueron entubados".

El capitán Rico considera que es importante que los organismos de socorro unifiquen criterios en la elaboración de un plan general de emergencias: "Necesitamos un plan amplio, en el que todos los que desarrollamos estas labores hablemos el mismo idioma".

Alfonso Durán, director del comité de emergencias de Ibagué, asegura que la estructura del estadio se encuentra en buen estado.

"Las salidas de emergencia (18) son suficientes, pero es necesario no dejar puertas con candados, eso es muy peligroso. La Policía revisa esta situación", explica Durán.

Aunque los aficionados no saben de la ubicación de los extintores, Durán dice que sí los hay y que la zona de parqueo cumple con las reglas de evacuación.

TOMADO DE TOLIMA 7 DIAS

Opiniones

comentarios