SÍ SE PUEDE JUGAR BIEN

Por: Mario Alejandro Rodríguez (alhejo@periodistas.com)

Un partido muy bien jugado, con inteligencia y paciencia le permitió al Tolima sacar un resultado de oro  en la ciudad de Medellín, tras vencer al DIM por marcador de tres goles a uno. El equipo que en la campaña del segundo semestre todavía no llena las expectativas demostró ayer que sí tiene con que realizar excelentes presentaciones, y que el problema pasa  quizás por la  falta de actitud y de compromiso en algunos juegos más no por la falta de capacidades técnicas de sus jugadores.

Dos tiempos cambiantes para el visitante; el primero con más cautela y análisis del rival, menos precisión con la pelota y más conservador; y el otro con orden, pases certeros en el mediocampo y un buen despliegue de la zona ofensiva fue lo que Hernán Torres y sus muchachos mostraron ante el líder del campeonato.  La presión en el campo adversario fue la clave del cambio radical de juego del equipo ibaguereño, que durante los últimos 45 minutos se vio ampliamente superior al conjunto rival. 

La realidad es que el juego colectivo del equipo no venía siendo el ideal en fechas anteriores, por ello aparecían las dudas y la desconfianza en los espectadores para con el equipo,  y la impotencia por momentos se apoderaba de su accionar en condición de local. Sin embargo, (a todo señor, todo honor) el de ayer fue un juego especial, quizás el de mejor desempeño del club y de mayor satisfacción para la afición.   La ausencia  de Cristian Marrugo por expulsión no se sintió en ningún momento, gracias a la labor de Iván Corredor y de Rodrigo Marangoni.

 Dos hombres del “poderoso” fueron “borrados del mapa” en este partido: Jackson Martínez  y Luis Fernando Mosquera. El dúo que hace respetar el ataque el cuadro antioqueño fue neutralizado por la zaga tolimense, que no dejó hilvanar ideas en el centro del campo del local, perjudicando de paso al volante John Javier “Choronta” Restrepo.

Es bueno analizar un hecho que sigue siendo preocupante para las toldas “pijaos”, y es que en los últimos tres juegos el D.T. ha recibido expulsiones en sus hombres importantes. Ante Santa Fe fue Wilder Medina el que recibió el cartón Rojo; el pasado juego ante Envigado fue Marrugo por una provocación infantil y en la capital paisa fue el mediocampista Corredor; aunque el juez central Mauricio Sánchez influyó en esta situación al mostrarle la segunda amarilla por simulación. 

 Para esta recta final la concentración debe ser factor determinante para conseguir los objetivos propuestos. En la reclasificación se recuperó el terreno cedido ante Atlético Junior, de los cinco puntos de ventaja que tenía el elenco costeño hace tres jornadas el Tolima los descontó y a esta altura del certamen ya le marca una ventaja de dos unidades.

Ojalá este juego sea el inicio del juego práctico y efectivo que nos ilusionó en el primer semestre  del 2009 (por el bien deportivo y económico del club),  y que no habíamos visto hasta ahora. A cuatro juegos de la culminación de la fase regular (Pereira y América de local; Equidad y Junior de visita) las esperanzas de ser protagonistas en diciembre, en la ronda semifinal empiezan a cobrar la fuerza y el interés que se merecen. 

Opiniones

comentarios