SÍ O SÍ: EL MURILLO TORO TIENE QUE ESTAR LLENO

Por: Mario Alejandro Rodríguez (alhejo@periodistas.com)

Este miércoles todo un departamento estará atento al partido que sostendrá el Deportes Tolima frente al Boyacá Chicó,  en el  estadio Manuel Murillo Toro de Ibagué.   La afición  y el equipo todavía mantienen la esperanza  de llegar a la gran final, pero el camino para arribar a esta instancia definitiva no es nada fácil.

Nadie dijo que disputar las finales fuera “pan comido”. Mucho menos cuando los rivales que se tienen en el grupo son muy fuertes, pese a su poco peso histórico, ni el gran seguimiento de sus aficiones.  El equipo “musical” que partía desde el inicio de la fase de cuadrangulares como favorito, ha cedido terreno importante; pero no por eso no tiene el chance de clasificar con méritos y con puntos.

Los jugadores han dejado todo su potencial en el campo de juego. Se han esforzado por sacar un campeonato excelente, sin importar que las serias dificultades económicas de principios de 2009 pusieran en riesgo el cumplimiento en los salarios que devengan. Sin embargo,  hay un punto clase hacia el camino al éxito que no ha respondido como se esperaba de cara a la disputa del título: La asistencia al estadio.

El papel de los hinchas está determinado desde hace mucho tiempo. Las carencias de dinero OBLIGAN a que cada fecha el promedio sea mayor. Otra cosa es que hasta la fecha no se haya cumplido con cabalidad y se ha dejado de  acompañar masivamente al representativo  local.

Por tal motivo, y a sabiendas de que es crucial este choque futbolero,  es una NECESIDAD que el Coloso de la 37 esté completamente lleno; en agradecimiento por un buen semestre de los muchachos de Hernán Torres y porque la opción de llegar a la fina está latente.

La petición, la misma que se ha hecho desde el mes de febrero,  es ASISTIR al escenario deportivo. Llevar papel, rollos, serpentinas y  lo más importante tener la disposición y la capacidad de ALENTAR los noventa minutos al “vinotinto y oro”. El compromiso es importante, pero  las excusas no sirven y no se aceptan de ningún modo para “sacarle el cuerpo” a la responsabilidad.

A los “hinchas de radio”, a los “clasiqueros”, a los “patos” y “colados” la invitación es para que dejen su apatía para con el club y decidan llegar con sus familias y amigos al estadio, ESO SI comprando la boleta. Nos cansamos de aficionados mediocres que van cada vez que el equipo disputa finales y llenan, como suele ser su proceder oportunista, el estadio sólo una vez por año.

La cifra mínima es por lo menos 25 mil personas para este encuentro. Ya no hay disculpa, porque el que quiere al Deportes Tolima DEBE estar  mañana como sea en las tribunas del “templo pijao”. La fuerza del “jugador No 12” no alcanza límites cuando se trata de seguir a una pasión; ojalá la misma sea monumental para el bien anímico del grupo de profesionales que saldrán a jugarse “TODO”. 

Opiniones

comentarios