SE COMPLICAN LAS ASPIRACIONES DEL ´VINOTINTO´

Por: Mario Alejandro Rodríguez (alhejo@periodistas.com)

De nuevo la desconcentración y la falta de definición le juegan una mala pasada al Deportes Tolima. Santa Fe sin mostrar un fútbol atractivo  logró llevarse el  botín del Manuel Murillo, apostándole a la equivocación contraria en el área chica. El camino hacia la gran final se complica para los de Ibagué y la obligación de hacer los puntos que le restan hace difícil la lucha en el cuadrangular B.

De nuevo el ´vinotinto y oro´ se va con las manos vacías después de hacer todo el gasto. Esta vez el equipo capitalino supo aprovechar las serias falencias en defensa y cobrar por ventanilla las desatenciones del local. Sin mencionar la discreta actuación de Óscar Julián Ruiz, al expulsar de forma injusta a Darío Bustos por presunta falta descalificadora, los ´pijaos´ no supieron hacer respetar la casa.

La apertura de cancha por las laterales, la constante aparición entre la espalda de los zagueros santafereños de  Jorge Perlaza y  Franco Arizala y la media distancia de Gerardo Vallejo resultaron insuficientes para marcar  una diferencia favorable en el ´score´.   La  imprecisión en el último cuarto de cancha fue evidente y el desespero también, ante el deber de sumar ante la presencia de 15 mil espectadores.

Por su parte, el equipo visitante supo aguantar la arremetida del local durante los primeros 15 a 20 minutos. Sin  contar con gran seguridad en la entrega del balón, los de Bogotá fueron adaptándose a las condiciones del cotejo y  le bajaron revoluciones al mismo. La pausa de Òmar Pérez fue determinante para no perder la calma en las toldas ´rojas´.

Publicidad

En la segunda parte, la banda derecha fue clave en la generación de fútbol ofensivo. Sin embargo, con tres hombres en el frente de ataque y sólo tres en el fondo el equipo se notó fracturado, jugado en zona posterior por las particularidades que lo indujeron  a salir a buscar el resultado luego del empate ´cardenal´. Ello produjo el segundo gol de Santa Fe, en un tiro de esquina antecedido por una rápida salida de su bloque ofensivo.

Entre el mar de frustraciones y desencantos se rescata el gran trabajo en la zona defensiva de Wilmer Díaz, quizás el mejor jugador del Deportes Tolima en la temporada. Anoche demostró gran seguridad para hacer los cierres y también para salvar la valla tolimense cuando quedaba expuesta por los errores de sus compañeros.

A su vez, la labor de Juan Felipe Bolaños es meritoria.  Trató de mostrarse por la lateral y pedir el esférico, pero la falta de confianza del resto del equipo hacia su joven integrante le impidió seguir con mayor suceso en el terreno de juego. Sin duda el nivel de este sub 18 es superior al mostrado por el boyacense Iván Corredor cuando ingresó al partido.

Después de este análisis al equipo de la ´tierra firme´ le corresponderá corregir errores y sacar la casta para lograr algo que parece imposible. Huila el próximo sábado será el primer escollo a vencer de los cuatro que aún restan. De no ser así la ilusión de la final se habrá esfumado de forma tempranera.

Opiniones

comentarios