PARA ESTAR EN LA TV SE NECESITA TENER BUEN RATING

Por: Mario Alejandro Rodríguez (alhejo@periodistas.com)

“Para estar en la tv se necesita tener buen rating”, parece ser el motivo principal por el cual al Deportes Tolima, el líder del torneo Apertura 2009 no le han televisado ningún partido por el canal RCN,  y sólo uno por la señal cerrada de Telmex y Une, eso sin contar el del sábado anterior frente al Independiente Santa Fe en condición de local.

Infortunadamente, para los hinchas que están por fuera de la capital del departamento, la campaña exitosa del vinotinto y oro en este semestre la conocen aquellos que han asistido al Murillo Toro a presenciarlo, o los que han podido verlo en vivo y en directo en los estadios de las diferentes plazas donde ha actuado.

El radio, para los que no pueden (o no quieren) ir al estadio de la 37 ha sido el elemento para seguir cada instante del puntero del certamen, que a pesar de su repunte en la tabla de posiciones luego de un flojo arranque, recibe  hoy por hoy el desprecio de las programadoras del FPC.

Es curioso que en la parrilla de televisión aparezcan los mismos equipos, mayoritariamente grandes que sin duda son los consentidos por el servicio de TV,  aunque ocupen los deshonrosos últimos lugares. Nacional, Santa Fe, Millonarios, Medellín y demás clubes “grandes” reciben ese trato porque según las cadenas encargadas de trasmitir cada fecha del Mustang 1 ellos son los que más televisores “prenden” a la hora de ver el balompié rentado, entendible desde el punto de vista económico y publicitario, pero no en el futbolístico y de espectáculo acorde con la actualidad en la cancha de estos “históricos”.

Aún más descarado resulta ser que clubes como el Atlético Huila, Envigado, Caldas,  Quindío (en su momento) y Pereira cuenten con este servicio sin merecerlo en la tabla de puntos. Mientras tanto el Tolima, ignorado por la prensa de Bogotá, Medellín, Cali  y sus alrededores como es su costumbre “callado”, sin la mordaz mirada de los medios de estas ciudades  volvió a levantar su nivel, el mismo que lo caracterizó durante el torneo anterior como el líder durante 14 fechas del futbol profesional colombiano.

A muchos yo creo, se nos vino  en algún momento a la mente la idea de que quizás el presidente del club Gabriel Camargo haya pactado la no transmisión de partidos al Tolima de local para no perjudicar económicamente al club, algo que analizándolo bien tiene lógica y coherencia, en pro de hacer que gente asista  en mayor cantidad al máximo escenario de los tolimenses. Pero esta tesis se cae porque con el del sábado serán dos encuentros televisados en Ibagué, en doce fechas de campeonato.

A su vez, es incomprensible como Telmex, Une y RCN no han decidido tener por lo menos una vez como visitante un partido del club musical. Contra el líder, Deportivo Cali era un partido ideal, PERFECTO para que el país en general fuera testigo del ascenso del rendimiento futbolístico del vinotinto. Sin embargo, al líder en ese entonces el conjunto azucarero también fue víctima del desprecio de la tv,  y tal vez  fue, jugando con las suposiciones e hipótesis, por jugar con el D.T.

Lamentablemente, el Tolima desde hace tiempo atrás no es uno de los preferidos para estar en la programación de los programadores.  Pocas veces recibe los 60 millones que da el canal de Ardila Lüille, porque raras ocasiones aparece en él; y en las emisiones de noticias de este canal y del resto de cadenas se le da más transcendencia a las pataletas de los equipos de la capital o a la victoria del último del torneo por  (en un caso específico RCN) tener el mismo dueño que el medio. Eso tal vez sea el reflejo de infinidad de cosas, que como hinchada y prensa local hemos permitido desde siempre que no tengan importancia; primero en la región con nuestro club y luego fuera de ella en el entorno nacional.

Si este desprecio de uno de los medios más populares de comunicación exime de toda presión externa al equipo y aumenta el promedio de la asistencia en casa  no importa (en absoluto) que no transmitan partidos del vinotinto y oro. Pero es lamentable como se maneja ese tema en la DIVISIÓN MAYOR DEL FÚTBOL COLOMBIANO, donde se permite que se televise por intereses particulares, dejando al lado la realidad palpable del grupo de los ocho.

Opiniones

comentarios