NOCAUT

gamero alberto tolima

Dos golpes certeros del Bucaramanga en Ibagué dejaron postradas las esperanzas de clasificación entre los tolimenses. Alberto Gamero habría presentado su renuncia a la institución. En las próximas horas se estaría confirmando esta versión.

Luego de siete empates en forma consecutiva el Atlético Bucaramanga volvió a ganar en el campeonato, luego del retorno a primera división. Esta gran victoria se consiguió en el estadio Manuel Murillo Toro, en donde además sentenció la suerte del equipo de la Capital Musical, el cual fue inferior a su responsabilidad de ganar como local.

Pese a que el Tolima inició celebrando con el gol de Didier Delgado, el equipo santandereano no se amilanó y buscó siempre el resultado que le diera por fin tres puntos en la Liga Águila.

Los buenos manejos en las transiciones de defensa y ataque del equipo Leopardo dieron frutos y sometieron en varios pasajes del juego al vinotinto y oro. La escuadra visitante en Ibagué siempre tuvo la iniciativa de generar buen juego pese al bache del gol en contra que recibió.

Cuando en Ibagué se creía en una victoria sin afujías y llena de alegría, iniciaron los golpes más certeros del rival Pijao. Como en el ring los Leopardos impusieron su fuerza y doblegaron a su adversario con dos grandes tantos.

El primero de ellos se gestó por el sector derecho y se finiquitó en el borde del área, luego de la falla en la zaga Pijao. Didier Delgado protagonista en el gol local, fue villano en el empate bumangués, durmió en el fondo y sus contrincantes vencieron la resistencia de Jáner Serpa.

Para la segunda etapa el Tolima entró con la imperiosa necesidad de conquistar un gol más, el cual le daría la tranquilidad del triunfo. La necesidad del Pijao obligaba a sus jugadores a instalarse en campo adversario, lo que a la postre dejaba espacios en el fondo para que su rival se diera un banquete atacando los huecos evidentes en la zona medular y defensiva de los dueños de casa.

El segundo gol Leopardo llegó en un triple error en la zona defensiva; en primer lugar Didier Delgado comprometió a su compañero Fáiner Torijano, el cual pasó de largo y dejó servido mano a mano a Maicol Balanta ante Jáner Serpa, quien se acostó en el gramado y dejó servido el balón para que el atacante santandereano celebrará con su técnico el “Willy” Rodríguez.

Desde la tribuna llegaban los gritos “Fuera Gamero”, la desilusión, rabia e impotencia de los hinchas se emprendieron contra el Samario, quién al final del compromiso alzó sus brazos y se despidió de la afición luego de esta nueva derrota.

Extraoficialmente se mencionó que el entrenador Alberto Gamero había puesto a consideración su puesto, hecho que se registró en el camerino vinotinto. Esta noticia llegó a los directivos, cuya decisión se decretó como aceptada.

Este ha sido el golpe más fuerte para Alberto Gamero en su carrera como entrenador. En equipos como Boyacá Chicó y Águilas Doradas la suerte había sido distinta.

Esta noche el “puño” del rival fue contundente y decretó un nocaut en el césped del Manuel Murillo Toro.

Para la próxima jornada el Deportes Tolima enfrentará al Junior de Barranquilla en la ‘Arenosa’ con varias bajas tras las expulsiones de Mateus Uribe y Cristian Dájome.

Esta derrota en Ibagué pudo ser, el fin de un ciclo.

Para ver los goles click aqui >>>

Opiniones

comentarios