MUNDIAL ALEMANIA 2006

Ni Brasil ni Argentina pudieron avanzar hasta fases definitivas del Mundial alemán. El centro de las polémicas fue el astro francés Zinedine Zidane.

En tierras alemanas se jugó un Mundial con 32 seleccionados. En lo organizacional el campeonato fue un éxito con estadios espectaculares y con un orden propio de los europeos. Franz Beckenbauer se convirtió en el alma y vida de la Copa Mundo antes y durante del certamen.

En lo futbolístico, los cuatro primeros lugares los ocuparon seleccionados europeos. Brasil, siempre favorito y con Ronaldinho como gran referente, pasó sin pena ni gloria y terminó eliminado por Francia, que ganó 1-0 en los cuartos de final.

Argentina, por su parte, tampoco cumplió con las expectativas al quedar por fuera de la competencia a manos del anfitrión Alemania. La albiceleste cayó 4-2 en la definición por penaltis después de un 1-1 en el tiempo reglamentario.

Como una de las grandes sorpresas se erigió el seleccionado de Ecuador, dirigido por el colombiano Luis Fernando Suárez, que pasó la primera ronda y en octavos de final le puso las cosas complicadas a Inglaterra, que solamente pudo vencer a los suramericanos por la mínima diferencia.

Publicidad

Contrario a todos los pronósticos, la Selección de Alemania no alcanzó su objetivo de llegar a las fase definitiva. Los ‘teutones’ cayeron 2-0 frente a Italia, que a esa altura mostró que sus aspiraciones eran reales y que con el correr del torneo ganó fortaleza en todas sus líneas.

Francia, por su parte, eliminó 1-0 a Portugal, que llenó la retina de los aficionados por su buen fútbol y efectividad y que tuvo como grandes figuras a Figo y a Cristiano Ronaldo.

La gran final entre italianos terminó con un marcador 1-1, en los 90 minutos reglamentarios y tras el alargue de media hora, y en la definición por penaltis la ‘azurri’ consiguieron su cuarto título mundial con un 5-3 a su favor.

El principal hecho de la finalísima lo protagonizó el estelar Zinedine Zidane, quien cuando el reloj marcaba el minuto 110 le propinó un cabezazo en el pecho a Marco Materazzi, defensa italiano, y vio la tarjeta roja de parte del argentino Horacio Elizondo.

Más allá de las postales e imágenes de las celebraciones de Italia, en cabeza de su técnico Marcelo Lippi, todo el mundo le dio especial trascendencia al acto de ‘Zizou’, un caballero dentro y fuera de los terrenos de juego durante toda su carrera deportiva.

Opiniones

comentarios