LA COPA COLOMBIA OTRA VEZ LEJOS DE LAS EXPECTATIVAS TOLIMENSES

Por: Mario Alejandro Rodríguez (alhejo@periodistas.com)

Deportes Tolima, en una situación verdaderamente apremiante no levanta en la Copa Colombia. En un raro contaste con el grupo que terminó líder del Copa Mustang 1 2009, el cuadro “pijao” no ha mostrado un buen nivel que le permita colocarse en los lugares clasificatorios del grupo.  Las razones resultan inexplicables, porque para nadie es un secreto que la nómina de jugadores del vinotinto y oro es realmente competitiva (al menos en las expectativas), complementada con jugadores de experiencia y recorrido en el fútbol profesional colombiano.

No obstante de nombre no se ganan los torneos, ni se logran objetivos, solo con trabajo y buen juego colectivo  de los integrantes de una plantilla; sea para desempeñar un estilo vistoso, bonito o bien llevar a cabo un modo más conservador, de tintes resultadistas más que estéticos.

Pero desgraciadamente hasta el día de hoy no se ha dado in lo uno ni lo otro. La campaña en esta nueva versión de este certamen que agrupa a la división A y la B no es para nada buena: de los seis partidos disputados por el Tolima en la primera fase sólo ha ganado uno frente al Expreso Rojo en condición de local.

De resto dos empates por fuera de casa y tres derrotas (dos de ellas en el Murillo Toro) dejan mucho que desear del nivel de este grupo de profesionales del balompié. Nombres como Emir Gonzales, Yesid Martínez, Jesús valencia, Janer Serpa, y el paraguayo José Benjamín Cáceres rayan en la irregularidad, la misma que no ha permitido un mejor rendimiento tanto en la tabla de posiciones como en el juego asociativo,  lleno de ideas y por qué no de goles.

Quizás al torneo no se le está poniendo el debido interés que éste merece. Porque no es posible que a falta de cuatro fechas el equipo haya resignado gran parte de sus posibilidades de avanzar al no sumar puntos clave en su predio frente a rivales asequibles. El elenco musical en la cancha ha lucido entregado, sin voluntad de juego real como para pensar en que se tiene con qué pelear una casilla de las dos disponibles para el grupo F.

Además de eso, en la ciudad de Ibagué ha tenido serias complicaciones para poder superar a sus rivales, es más no los ha podido superar de forma clara. Contra el Deportes Palmira la falta de definición hizo que en una jugada de contragolpe se perdiera el partido y ayer contra el Deportivo Pereira la zona creativa a cargo de Donald Millán y Jorge Perlaza no hizo presencia.

Solo contra el Expreso Rojo el D.T. pudo llevarse los tres puntos, apelando al error en juego aéreo de su rival, pero sin tener dominio absoluto en las acciones de juego. Con este tipo de cotejos de baja calidad se le está restando el protagonismo y la importancia que debería tener por consiguiente este campeonato.

La lucha por el cupo a la Copa Sudamericana del 2010 y el incentivo económico están más lejos que nunca del alcance del vinotinto que necesitaría de un repunte espectacular para poder tener opción  y disputar ante el  Atlético Huila y Expreso Rojo (los punteros de la zona) esos lugares de privilegio.

En mi concepto la participación en la Copa Colombia se reducirá a la primera fase, como aconteció en el año anterior, porque definitivamente el camino se tornó difícil, muy difícil por no decir imposible en pro de seguir disputando esta competición.  Por el bien del equipo es mejor centrar todas las energías en el Apertura donde se puede desarrollar un magnifico papel en el grupo A con  Equidad,  Boyacá Chicó y  Once Caldas como rivales del “pijao”.

Opiniones

comentarios