EN PÉRDIDAS MÁS DE 100 FAMILIAS QUE DEPENDEN DEL DEPORTES TOLIMA

El Deportes Tolima, además de un emblema para el departamento, dinamiza la economía. Más allá del dolor regional, de la desaparición del nombre de Ibagué y el Tolima en el concierto del fútbol profesional colombiano y del futuro incierto de la institución ‘vinotinto y oro’, la no participación del Deportes Tolima en el torneo este año, conllevaría implicaciones económicas y sociales difíciles de cuantificar para una ciudad que lleva años luchando contra el fantasma del del desempleo y la pobreza.

La cuenta va desde las 60 personas que laboran en el club, los más de 100 vendedores que dentro y fuera del estadio ofrecen bebidas y alimentos, los 13 expendedores de boletas, que reciben el 3 por ciento de comisión por las ventas, las seis emisoras que realizan transmisión de los partidos, los cerca de 30 apartamentos arrendados a los jugadores, el hotel donde se concentra el equipo (y los otros donde llegan a alojarse los visitantes) y el posicionamiento de la marca de ropa que ha logrado el confeccionista de los uniformes.

"Aunque a veces hay partidos en los que no se hace ni lo de la boleta, en un buen encuentro podemos llegar a hacernos entre 200 y 300 mil pesos", indicó Renán Hernández Romero, presidente de Asoventas, una de las asociaciones que por tradición comercializa bebidas y alimentos durante el espectáculo del fútbol en el estadio Murillo Toro.

Según Hernández, son por lo menos 100 las familias que ya en sus presupuestos cuentan con el ingreso por ventas en los partidos, sin contar los informales que se ubican a las afueras del estadio y quienes tienen el negocio de los parqueaderos.
De otra parte, si el Deportes Tolima no sale, el grupo de 13 expendedores, que venden el 70 por ciento de las boletas, se quedarán sin recibir mensualmente los dos millones 100 mil pesos de comisión que les corresponde por dicha venta. 

Se afectarían emisoras, narradores, comentaristas y técnicos

A una cadena como RCN la participación del Deportes Tolima en el torneo profesional colombiano puede representarle entre 300 y 350 millones de pesos al año por concepto de patrocinios para sus transmisiones.

Sin embargo, el gerente de RCN en Ibagué, Alonso Botero, ‘nunca’ ha contemplado, según sus propias palabras, la posibilidad de que el Tolima no juegue el torneo este año, por ello, ni siquiera responde a la pregunta de qué pasaría con su equipo de deportes de cinco personas,encabezado por Carlos Giraldo Díaz, que sigue el desempeño del onceno tolimense en el fútbol colombiano.

Por su parte, Álvaro Ariza Cortázar, presidente de la Asociación de Redactores Deportivos (Acord) afirmó que podrían ser cerca de 100 los afectados si el equipo no juega, entre técnicos, locutores, narradores y comentaristas, que derivan sus ingresos de la presencia del Deportes Tolima en el torneo profesional.

Según el periodista, dentro de las fórmulas que se manejan entre los grupos deportivos en las emisoras, están los empleados directos, especialmente en las más grandes y los otros son espacios que se compran o equipos que se conforman y se vinculan a través de la venta de cupos publicitarios.

"Hasta la Dimayor pierde", sostuvo Ariza, "porque las seis emisoras que transmiten los partidos, tienen que pagar un millón y medio de pesos por encuentro (250 mil cada una)", puntualizó.

Dann, el hotel del equipo del Tolima

El 2008 no fue un buen año para los hoteles en Ibagué. En el caso del Dann Combeima, uno de sus huéspedes fijos, por lo menos nueve meses al año fue el Deportes Tolima, durante sus concentraciones en las fechas que jugó de local. Este alojamiento y alimentación le representó al céntrico hotel, ingresos cercanos a los 45 millones de pesos, que hoy en día estarían en peligro si el club no sale a jugar el Apertura.
Además, según María Fernanda Castillo, camarera del Dann, la preocupación es grande también entre los empleados del hotel, pues los jugadores del Tolima, además de ser "bella gente" son generosos con sus propinas.
"El año pasado yo estaba mal económicamente y con la ayuda de ellos, pude hasta hacer mercado", aseguró la empleada.

Una marca que se ha posicionado

Sheffy, empresa que confecciona los uniformes al Deportes Tolima, ya tiene una pérdida de 50 millones de pesos, representados en las camisetas que hizo a finales del año pasado, con el logotipo de Cerveza Águila.
El patrocinio de esta empresa de la tierra al vinotinto y oro equivale a 120 millones de pesos, por concepto de cuatro mil prendas deportivas que suministra al equipo, bajo la figura del canje publicitario.
Desde hace seis años, como hincha y como empresario tolimense, Miguel Fernando Castillo viene posicionando su marca, a través de la presencia en el uniforme del Tolima.

"Dios quiera que el equipo juegue, por el bien del Tolima. Esto le hace mucho mal a la imagen de la ciudad y el departamento", afirmó Castillo, quien en su empresa genera 40 empleos y no quisiera, que por cuenta de la salida del equipo del torneo profesional, se tenga que ver obligado a despedir a algunos de ellos.
 

Tomado de El Tiempo

Opiniones

comentarios