ELIMINATORIAS SUDÁFRICA 2010: Colombia no se arrugó ante la historia

POR: MARIO ALEJANDRO RODRÍGUEZ (alhejo@periodistas.com)

En el imponente estadio Maracaná de Río de Janeiro y ante la presencia de más de 70 mil personas haciendo fuerza por la “canarinha”, la selección nacional de Colombia impuso su ley, y con muestra de buen fútbol, le arrebató un punto de “oro” al pentacampeon del mundo, en el encuentro disputado por la décima fecha de las elminotorias camino a Sudáfrica 2010.

Los dirigidos por el profesor Eduardo Lara hicieron ver feo el andamiaje colectivo de la auriverde, que chocó con un equipo fuerte en el medio campo y la zona defensiva, que impidió de manera eficaz la aparición de figuras desequilibrantes en el campo como fue el caso de Kaká y Robinho.

Y literalmente fueron borrados del mapa estas dos estrellas del balón. La presión de líneas adversarias en ataque fue una de las claves para no permitir la creación de fútbol ofensivo en el rival. El local tuvo que recurrir por momentos a una estrategia poco elegante para su historial; y ésta fue la de resguardarse en defensa ante la arremetida colombiana. La única vía ofensiva con la que contaron los pupilos del técnico Dunga se dio por el sector izquierdo de la visita, donde Maicon y Elano intentaron arrimarse al arco de Agustín Julio.

{mosgoogle}Los responsables del desespero brasileño estuvieron en el bloque conformado por Vargas, Bedoya y Guarín, jugadores de marca que cerraron el medio campo y con la ayuda del cuartero defensivo (Yepes, Perea, Armero y Zúñiga) dieron seguridad al arco tricolor. En la zona ofensiva el hombre referente fue Wason Rentería que generó peligro en el pórtico de Julio César. Uno de sus remates, quizás el más claro del primer tiempo dio contra la humanidad del portero del Inter de Milán, cuando éste dejó un rebote claro en el área chica carioca.

Ni el ingreso de Alexandre Pato, ni de Thiago Silva dio frutos en el equipo brasilero. Solo una opción de Pato, en todo el tiempo que estuvo en el terreno, creó serio riesgo en la zaga cafetera. Por toro lado, sobró actitud en los hombres de la selección para afrontar este partido, y el respaldo en el banco cuando se necesitó estuvo ahí: la inclusión de Aguilar, Moreno y Ramos no desmejoró el juego del combinado patrio, sino que ayudó además a sostener un resultado valioso y por qué no pretender dar el golpe certero en búsqueda de más que un empate. Dayro Moreno, el hombre de Chicoral, Tolima fue importante en mantener ocupados en lo que restaba el cotejo a Lucio (quien se le vio impotente durante todo el partido) y Juan, defensores de la “verdeamarella”.

Colombia ocupa el séptimo puesto de la tabla de posiciones con 10 unidades, a 3 del quito lugar ocupado por Uruguay. El logrado en el mítico estadio de Río es un punto con un significado enorme, tanto para las aspiraciones del elenco nacional como para el estado anímico del grupo que por ahora, hasta fin de este año, estará a cargo de Eduardo Lara; el hombre más ganador como D.T con la camiseta amarillo, azul y rojo.

Opiniones

comentarios