DE NUEVO EN LA SENDA DEL TRIUNFO

Por: Mario Alejandro Rodríguez (alhejo@periodistas.com)
Con efectividad  en  el frente de ataque y un gran orden defensivo Deportes Tolima volvió a la senda del triunfo en el rentado nacional. El 4-4-2 con el que el equipo dirigido por Hernán Torres se plantó en el campo del Nemesio Camacho “El Campín” fue la base de la sólida actuación en la capital de la república, ante un duro rival como lo fue el club de los Millonarios.

Se sabía de antemano, por los antecedentes con los cuales arribaban las dos escuadras a este cotejo, que el partido de anoche no iba a ser para nada fácil. El local supo aprovechar sus fortalezas para poner condiciones,  como lo son la salida por los costados del  terreno de juego a través de Bustos y Casierra y la movilidad del volante Javier Araujo. 

Con ello, generó opciones de peligro en el área “pijao”. Sin embargo, el gran mal de los hombres de Luis Augusto García  fue la falta de definición en el último cuarto de la cancha.

De las más de cuatro posibilidades que tuvieron en el primer tiempo y las cerca de siete restantes en el segundo, ninguna fue a dar al fondo de la red defendida por Bréiner Castillo, por demás la figura del compromiso junto a su bloque defensivo.

Carmelo Valencia, el mismo Araujo, Leonardo Castro y Sherman Cárdenas (elementos que ingresaron en el segundo tiempo) tuvieron, al igual que Gerardo Bedoya y  Rubén Bustos en la media distancia, mala puntería en sus remates, y   el excelente trabajo de un golero visitante. Sin duda, “Brecas”  fue el responsable en gran medida, del cero en el arco tolimense.

Otro aspecto para destacar en el juego fue la efectividad en las llegadas del equipo ibaguereño. De tres opciones claras de anotar, dos fueron concluyeron  en gol;  a pesar de que una de ellas fuera el autogol a los 13 minutos  de la complementaria del lateral Casierra.

En este encuentro, había que aprovechar “al milímetro” cualquier ventaja otorgada por el adversario, y de hecho así ocurrió. A su vez, Milton Rodríguez fue clave en el resultado: el gol de cabeza de su autoría llegó en un momento crucial del partido (MIN 27 S.T.), tanto que desesperó al rival y le dio más seguridad al grupo de jugadores.

No obstante, hay algo que se debe corregir en el elenco “musical”. No puede ser posible que haya un expulsado por fecha en el equipo.  En la fecha anterior había sido Cristian Marrugo. En el juego de ayer fue Wilmer Díaz el expulsado,  por doble amonestación.

Este es un ámbito que debe preocupar al cuerpo técnico, debido a que cada elemento en el césped  debe ser más cuidadoso con sus acciones.

El resto lógicamente es la alegría por la tercera victoria del “vinotinto y oro” en 27 años  en tierras bogotanas ante el equipo “embajador”,  y el volver a ganar fuera de casa despues de ocho jornadas. Por ahora, se viene la preparación  del duelo de tribus ante el Cúcuta Deportivo este domingo, en el gramado del Manuel Murillo Toro.

Opiniones

comentarios