COLUMNISTAS – PADRES E HIJOS

Por JUAN CARLOS LOPERA
Arquitecto y Comentarista Deportivo
tatolopera@deportestolima.com

Con la llegada del argentino Maximiliano Flotta a la institución "Pijao" se recuerda a su padre Rubén, quien en los años 70 encabezó una legendaria invasión de jugadores "extranjeros" al equipo de Ibagué, luego de la famosa temporada de los "puros criollos" que duró por más de nueve años, sin contar con jugadores foráneos.

Rubén Flotta, llegó con Daniel Sancisi, Luis Gerónimo Giglianni, Héctor Ernesto Georgetti y Antonio "El Pocho" Pianetti, siendo el más destacado de todos, hasta el punto que lo bautizaron "Radioloco" debido a que en la cancha hablaba más de la cuenta, con relativo éxito. Este detalle nos hace llegar a la memoria una serie de personajes, que en alguna oportunidad vistieron la camisa vinotinto y oro y con el paso de los años permitieron que sus hijos se "engalanaran" igualmente la camiseta "Pijao", reeditando el esfuerzo de sus progenitores.

El primero de ellos en hacerlo realidad fue, Oscar "Kiko" Jamardo, hijo de uno de los mejores jugadores de la historia: Oscar Jamardo Camarrotta. Lo hizo solamente en 90 minutos el día que el Deportes Tolima realizó una de las fechas memorables en su historia deportiva. Fue el 17 de Octubre de 1982 en tres encuentros: El de reservas, luego en primera división frente a los Millonarios y finalmente enfrentando al Cobreloa de Chile en la primera fecha de semifinal de la Copa Libertadores de la época. "Kiko" jugó en el encuentro que se ganó a Millos en la capital 1 x 0 con gol de Eladio Vázquez.

Luego apareció Hernán Aníbal Alzate, hijo del recordado "Mocho" Alzate, uno de los jugadores más representativos de la institución en sus primeros pasos. Hernán jugó varios años destacándose por su buen manejo de pelota y su extraordinaria pegada de media distancia, hecho muy particular que le hizo reconocer varios goles de muy buena factura.

Luis Carlos Lugo, hijo de Carlos Alberto, uno de los delanteros más recordado por sus condiciones de goleador, lo hizo en la época del "Colombiana Tolima". Como lateral derecho tuvo su oportunidad sin un resultado aceptable a la hora del balance. Vive actualmente en España y su hermano Alexander jugó en Cooperamos en la Primera B.
Jorge Ramírez Quezada, hijo del popular Jorge Gallego el segundo mejor goleador de la historia en Colombia. Se hizo famoso por su remoquete de "Gallegol Ramírez" imitando a su padre no solo en sus goles, sino por su manera de ser. Jorge se convirtió con el paso de los años en el primer jugador del club "Pijao" en ser vendido a un club del exterior y en un "gran negocio" de Gabriel Camargo.

Guillermo Arbeláez, hijo de Guillermo "Chocó" Arbeláez, quien tuvo un paso efímero por la primera división al igual que su hijo, quien tuvo en la época de Luis Fernando Suárez, la mejor oportunidad de consolidarse como titular, pero su inestable actuación lo obligó a realizar actividades diferentes a la conocida, retirándose muy pronto a un futuro promisorio, más que el mismo fútbol. Winston Girón, actualmente pertenece a la nómina, esperando su oportunidad y madurando su paso a la primera división. Hijo de Winston padre quién en su época fue considerado uno de los jugadores más habilidosos que hayan llegado a Ibagué, con inmejorables condiciones pero algo "desaprovechadas".

Otros hijos de jugadores que pasaron por el Deportes Tolima y que igualmente jugaron en primera división son Oscar Muñoz en el Deportivo Cali y Once Caldas, hijo del "Moño" Muñoz, Mario Coll en el Junior, hijo de Marcos "El Olímpico" Coll y James Rodríguez hijo de Wilson James, registrado en el Envigado aún sin jugar, entre otros.
Como hecho anecdótico se recuerda que Iván René Valenciano, vivió en Ibagué cuando su padre Ariel jugó para el Deportes Tolima. Al preguntársele por su estadía cuando niño, nos comentó que lo único que se acuerda es que vivieron en un barrio llamado Jordán y que hacía mucho calor.

Opiniones

comentarios