BALANCE DE LA MEDIOCRIDAD EN LA COPA COLOMBIA

POR: MARIO ALEJANDRO RODRÍGUEZ alhejo@periodistas.com

Como los malos estudiantes que dejan sus obligaciones para lo último y rezan hasta más no poder para salvar el año al final se vio al Deportes Tolima ayer que cerró su mediocre campaña en la COPA COLOMBIA POSTOBÓN con victoria de 3 goles a 0 ante un débil Girardot FC. Los pijaos, que debían golear por diferencia de 6 goles al conjunto cundinamarqués tenían que esperar además que el Juventud Soacha (el colero del grupo F) derrotara al Once Caldas en Manizales; algo que era prácticamente imposible: los “albos” ganaron 2-0.

 

Y como el objetivo no se logró, es hora de hacer balances y analizar el ó los por qués de este desastroso desempeño en la copa. Comencemos por decir que sin lugar a dudas se tenía un plantel de “nombres y hombres” lo suficientemente experimentado como para pasar cómodamente a segunda ronda. Después de la vergonzosa actuación en el Mustang 1 2008, el elenco tolimense debía (POR OBLIGACIÓN) superar a sus rivales de grupo; los cuales en su mayoría (salvo Expreso Rojo FC.) utilizaron nóminas de emergentes durante gran parte del torneo.

De manera increíblemente e infame se dejaron escapar puntos vitales en condición de local, desde el primer partido cuando se cayó por marcador de 2-0 frente al Expreso Rojo de Fusagasuga. Sumémosle a esto los empates con Atlético Huila (1-1), Once Caldas (1-1) y la derrota en el ultimo minuto en Fusa (1-0) por desconcentración de sus defensas. Y aun así el conjunto dirigido por Torres llegó a estar en el segundo lugar del grupo durante dos fechas, con victorias antes rivales insignificantes que ofrecieron poca resistencia a su pobre fútbol. Sin embargo, no se sostuvo el lugar ganado y se dejó escapar la clasificación en Manizales; otra vez producto de errores individuales que sepultaron las aspiraciones de avanzar en esta fase.

Vale aclarar que, aunque algunos de los árbitros designados para los encuentros del vinotinto no tuvieron una aceptable labor y afectaron el normal desarrollo de los mismos, no es para ESCUDARSE y decir alegremente que no se consiguió el objetivo por culpa de ellos. El club ibaguereño no hizo su trabajo a cabalidad desde el comienzo y pagó caro las ventajas dadas. Por tal motivo es un FRACASO más en la hoja de vida del técnico Hernán Torres que se suma al último lugar del pasado campeonato y a la eliminación tempranera en los cuadrangulares 2007 de la posibilidad de una final.

Y como dice jocosamente un periodista de nuestra cuidad, que con su comentario refleja a la “TOLERANCIA” que tiene la dirigencia de un club con un cuerpo técnico MEDIOCRE: “el TOLIMA es el único equipo del mundo que queda de último lugar en su país y su técnico es ratificado por su directiva”. A este pésimo año para el estratega tolimense y para el equipo musical lo salva UNICAMENTE para reivindicación de su hinchada un título profesional. Que acá no digan que no tenemos nómina para pelear la estrella, o sino miren al “portentoso” Boyacá Chicó que con la uñas y con amor propio a una región dio el golpe más contundente de los últimos en nuestro fútbol profesional.

Opiniones

comentarios