“AL PAN PAN Y AL VINO VINO”: CAMARGO

camargo_entrenamientoApreciado por unos y odiado por otros, Gabriel Camargo se ha convertido en el bastión del Deportes Tolima desde que tomó sus riendas en 1980, teniendo una ausencia a principios de los 90 y regresando para ascender al equipo luego de caer en el ‘infierno’ de la B.

Algunos se atreven a decir que es ‘la cura y la enfermedad’ del equipo, en tanto que otros lo aplauden y agradecen el buen momento por el que se encuentra el Vinotinto y oro, alejado del descenso y siendo protagonista en Colombia, la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana.

El exsenador hizo un paréntesis en su corta instancia en Ibagué para visitar las instalaciones de EL NUEVO DÍA, previo al triunfo frente a Alianza Petrolera y obtener el ‘tiquete’ anticipado a los cuadrangulares semifinales.

De un avión a un equipo de fútbol

Amante y practicante del deporte, Gabriel Camargo dio sus primeros ‘pinitos’ en la actividad física como participante del equipo de béisbol de la Universidad Pedagógica, en Tunja; así mismo, fue puntero derecho en el equipo de fútbol del centro educativo y medallista nacional en los 100 metros planos.

“Fui muy deportista. Sobresalí, fui titular como ‘catcher’ en el equipo de béisbol; me gustó el baloncesto y entrenando para unos juegos universitarios, vi a los atletas entrenando, fui a correr y gané en los 100 metros”, afirmó.

La pasión por el deporte lo condujo a estudiar educación física durante dos años; sin embargo, dejó la ventana abierta y en 1979 un grupo de amigos lo convencieron para ser parte del Deportes Tolima y en 1980 tomar las riendas del Vinotinto y oro, pasando de tener en compañía un avión a ‘montarse’ en la pasión del fútbol Pijao.

¿Cuándo volteó a mirar al Deportes Tolima?

En 1979, era socio con Eduardo Robayo Ferro, el mayor accionista de Kokoriko. Aquí se estaba haciendo el edificio homónimo, entonces Héctor Rivera era el presidente y el equipo se encontraba en una crisis tremenda. Tolima tenía un capital de 10 millones de pesos y vendieron un millón 200 acciones; fueron a mi oficina para que me metiera.

Me convencieron y con Eduardo compramos cuatro millones en acciones cada uno, a finales del 79. Para el 80, ya comencé a tomar las riendas del equipo, hicimos un gran torneo y casi ingresamos a los cuadrangulares.

Eso de ‘Tolimita’ que siempre era el último y el de la cola. Me metí de lleno y compré a Víctor Hugo del Río por cuatro millones de pesos, lo que había invertido en acciones se me fue en un solo jugador, y le metí más dinero.

A mí no me gustaba lo del avión (Turbo Commander) por lo de tener un piloto y cuadrar las citas, Eduardo era el gomoso, entonces llegamos a un acuerdo y cogí al Deportes Tolima y él el avión, y nos separamos. Ahí fue cuando lo saqué adelante en 1981 y 1982.

Desde ahí estoy vinculado; tuve un bache, cuando llegaron unos ‘mágicos’. Me lo dejaron descender, cuando tiraron la toalla. Si llego unos meses antes hubiera salvado al Tolima del descenso. Entré y con ‘El Tucho’ paré el equipo en el 94 y ascendimos.

Las finanzas del Vinotinto y oroCriticado por sus diversas salidas en público para manifestar la crisis económica del Vinotinto y oro, tanto así que en alguna ocasión puso en duda la participación del equipo en el Torneo Colombiano, Gabriel Camargo afirmó que “se me apareció la Virgen” con la venta del jugador Christian Marrugo al Pachuca de México, para cubrir un millonario déficit en 2012.

¿Cómo están las finanzas del equipo?

El año anterior llevábamos más de dos mil millones de pesos en pérdidas, se presentó la venta de Marrugo porque ya nos habían requerido de la Superintendencia y perdíamos el 50 por ciento del capital. Con lo de Marrugo cubrimos el déficit y salimos ganando 97 millones de pesos, ni siquiera para la sede y queremos vender el lote para hacerle la sede al Deportes Tolima.

¿En cuánto fue la venta de Marrugo y Bolívar?

Christian Marrugo fue vendido por un millón 560 mil dólares, pero nos pagaron la mitad; al parecer, el jugador regresaría al fútbol colombiano con Millonarios. Gustavo Bolívar fue vendido por un millón 560 mil dólares, pero nos pagaron un millón. Yo había negociado el 50 por ciento de Bolívar con Envigado antes de venderlo.

¿Cómo está el tema de los patrocinadores?

Nosotros no contamos con Anglogold, Roa y CP Company; nos llegó Águila y continuaron Copifam, Mercacentro y Multicentro, no hay nada más. Nos cansamos de poner la totuma a ver quién nos ayuda, porque en otras partes se pelean por la camiseta de los equipos.

¿Qué pasó con Colpatria?

Colpatria nos retiró el apoyo a partir de julio, se nos cae el mayor patrocinio que era cerca de 100 millones de pesos mensuales. Águila, con todo y premios, cuadramos 800 millones. Tapa Roja, 350 pesos por botella, y resulta que este año no han facturado ni una. 

Se nos cae eso y ahora el rubro que teníamos facturados de mil 500 millones de pesos en taquilla, este año no nos va a dar 300 millones.
Este equipo no es autosostenible, soy muy afortunado para vender. Por ejemplo en la crisis de los dos mil millones de pesos se me apareció la venta de Marrugo. Y este año, con todo lo mal que me ha ido con lo de los patrocinios, nos estamos comiendo la parte de la venta de Gustavo Bolívar que era un ahorro.

¿Cuánto vale la nómina de Tolima?

El equipo vale 800 millones de pesos mensuales y de dónde puede salir eso con unas taquillas tan bajas, de seis y 16 millones con cuatro mil personas; cómo voy a sostener un equipo de esa envergadura y costos. Si no hay ayuda, la ciudad no puede con este equipo, esa es la verdad. 

Publicidad

¿Cuánto cuestan los tres extranjeros al mes?

Rogerio ocho mil dólares, Merino 10 mil, que es el más costoso y no ha salido como esperábamos, e Iriberri cinco mil. Eso sin contar la nómina del club, con jugadores y parte administrativa, que son aproximadamente 40 personas. 

¿No hay empresa del exterior interesada?

Todos quieren una multinacional que tenga acogida en el país; en Twitter somos el séptimo equipo con mayor acogida de Colombia, pero al estadio no va la gente. No es ni la plata, sino las incomodidades de ir al estadio.

¿Está apuntando a las nuevas marcas que llegarán a Ibagué con los centros comerciales?

Ojalá; todo lo que venga es bueno. En el Tolima no hay industrias, lo que había en textiles se acabó.

“La Policía no brinda comodidad”: CamargoA pesar de contar con uno de los equipos más regulares de la última década, en Ibagué sorprende la soledad en las tribunas cuando actúa el Deportes Tolima en la Liga y los certámenes internacionales. “Antes de quedar campeones (2003) parecía que a la gente no le gustaba el fútbol, no eran tan expresivos, pero vi que sí tenía hinchada que valía la pena, porque cuando se logró la estrella en el estadio no había menos de 80 mil personas y las calles de Ibagué eran un río de gente”, sostuvo.

¿Por qué no va la gente al Estadio?

Por las trabas de la Policía y el PMU; la Policía no le brinda la comodidad a la gente para que ingrese. Por ejemplo, en Cúcuta, los niños de dos y tres años de edad ingresan al escenario, aquí no. 

¿Se impulsa o no en Ibagué el ingreso de los niños?

Tenemos una línea de 1.20 metros, y todo niño de esa línea para abajo entra. El resto es la Policía la que no deja entrar; yo quiero que vaya la familia al estadio, eso es lo que queremos devolver. Le echan la culpa a la Policía porque acabó con la afición.

¿Y la venta de la cerveza?

Otra cosa fue el permiso que me dieron para vender la cerveza en el Estadio, pero después se echaron para atrás. Pero en Barranquilla, Cartagena y Cúcuta, dejan vender la cerveza e ingresar a los niños, aquí queremos ser más ‘papistas’ que el Papa.

¿Qué pasó con el gancho y las promociones?

Yo era partidario del gancho porque hace un año nos fue bien, pero después tampoco ingresó la gente y no podemos criticar los precios porque los más regalados en el fútbol son los de Ibagué. Por ejemplo, dar los partidos de Copa Libertadores a los mismos precios de Liga. La conclusión fue volver a los precios normales.

¿Qué pasó con la tribuna familiar?

Infortunadamente en la tribuna familiar no tenía baños, hasta hace poco la entregaron. Como la dieron vamos a comenzar a ingresar a la gente. No quiero un monumento al estadio.

¿Por qué se cae el equipo en instancias definitivas?

Porque no tenemos el jugador número 12, eso influye mucho. Aquí tenemos que hacer respetar la localía. Pero este grupo me gusta mucho y está para grandes cosas, probablemente, vamos a ser campeones. Ellos se están reuniendo, resolviendo los problemas y criticando su trabajo, por eso es positivo.

¿Por qué estuvo tanto tiempo Vallejo?

La salida fue por rendimiento, está en Itagüí y no es titular. Habría que ponerle un bus para que regresara, estaba lento, aunque era muy técnico. Quiero a Gerardo como un hijo, pero si hay alguien culpable no es Ricardo Salazar.

¿Por qué le gusta tanto el jugador paraguayo?

Se consigue mucho jugador en Argentina, pero todos son habladores y difíciles de manejar. En cambio el círculo del paraguayo es más reducido y tenemos un veedor. Me toca buscar bueno, bonito y barato, y en Paraguay es más fácil. Por ejemplo, cuando traje a Robin Ramírez ganaba mil 500 dólares, aquí lo traje con ocho mil y a Pumas se fue a ganar más. Yo no puedo traer un jugador de un costo de 15 mil dólares.

¿Qué sintió ver a Medina llorar cuando marcó el gol en la Libertadores contra Santa Fe?

Medina tiene un problema, llora por cualquier cosa. Es muy sensible. Aquí nos jurábamos amor eterno, pero fue un problema. Le pagué sueldo durante 19 meses y fuera de eso tomando, fumando y amaneciendo en los andenes de El Salado. A mi me interesa es el Deportes Tolima.

¿La salida de Medina tuvo que ver en el negocio por Otálvaro y Rodas?

Todo jugador que no tenga contrato es libre. En el caso de Otálvaro los derechos son de él y Rodas es del Santa Fe, que nos lo prestó.

En cuanto al mito que maneja el técnico…Desde luego que me toca poner de mi bolsillo, tengo unos compañeros muy queridos de Junta, pero ellos no ponen plata. Qué pendejo pone el dinero y no le rinden cuentas o hacen lo que les de la gana. Por ejemplo, con Bernal, diciéndole el grupo que estaba fallando, no quiso escuchar.
Con Carlos Castro estamos muy bien, me explica el porqué de las formaciones y se le pide opinión al resto del grupo, como ‘Tucho’ Ortiz. Mi opinión vale y todo está marchando sobre ruedas con Carlos, pueda que le falte experiencia, pero es muy difícil conseguir un técnico bueno por la plata que él devenga.

Frases noticiosas de Camargo

“Para la próxima temporada tengo que mirar un ‘10’ y un delantero”.
“Diego Chará me llamó y volverá al Deportes Tolima; él me prometió que volvía al equipo”.
“Yimmi Chará me llamó ayer (viernes) que si era cierto que un equipo de México está interesado, pero yo no lo quiero vender. Ese muchacho quiero que vaya a Arabia y tengo las conexiones”.
“El año en que mataron a Elson Becerra iba a jugar en el Deportes Tolima, teníamos todo cuadrado para su regreso”.
“Darwin López está en el grupo; De La Rosa, Cañizales, Barrios y Obando, son una realidad, tengo que darles la oportunidad y cabida”.
“Tengo metas en lo deportivo que son entregar al equipo con tres estrellas y ver terminado el Estadio”.

por JORGE LUIS HERNÁNDEZ SÁNCHEZ (ACORD TOLIMA)

Cortesia: El Nuevo Dia

Opiniones

comentarios