2010: UN COMIENZO DISTINTO PARA EL D.T.

Por: Mario Alejandro Rodríguez (alhejo@periodistas.com)

Después de seis años en el que las penurias económicas habían puesto en duda la participación del Deportes Tolima  en las más recientes temporadas del rentado nacional  el panorama para el 2010 parece ser totalmente distinto. La gestión de las directivas de club en la consecución de patrocinios ha dado sus frutos con la vinculación de cerca de 10 marcas que han confiado en la imagen que representa la divisa ´vinotinto y oro´.

Mercacentro, Ibal, Enertolima, Arroz ROA, C.P. COMPANY, la Fábrica de Licores del Tolima (con sus productos Tapa Roja y Ron San Juan), la Gobernación del Tolima con la corporación bancaria Colpatria, Comfenalco y Anglogold Ashanti le dieron su ´espaldarazo´ a la institución de la región para con su aporte ayudar a sobrellevar el año que comienza.

Por tal razón es gratamente extraño no haber oído (hasta el momento) los lamentos del presidente y máximo accionista del equipo Gabriel Camargo sobre la no participación del elenco ´Pijao´ en la Liga Postobón.

Aunque algunos atribuyen esta actitud a la campaña política de su esposa, Leonor Serrano (quien aspira al Senado y busca el apoyo de los aficionados del D.T.), lo cierto es que el contar con dinero en caja permite ´respirar´ con mayor tranquilidad a esta escuadra que ha tenido en toda su historia dificultades de tipo monetario.

El cambio de política en este campo, es decir, el salir a buscar los sponsors pequeños con intención de apoyar y no esperar un patrocinador que pague grandes cifras por estar con el equipo fue la clave para obtener sumas que por sí solas no resultan tan significativas, pero que en conjunto hacen la diferencia.

Pero vale resaltar que con la consecución de estos recursos no es suficiente. La tarea aún no está hecha. Es  necesario consolidar las estructuras administrativas del club e impulsar nuevas variantes de crecimiento como marca, mediante su explotación comercial y garantizar un espectáculo profesional que sea autosostenible y participativo.

No obstante, esta responsabilidad no recae solamente para la dirigencia del ´vinotinto´. Los hinchas tienen la opción de jugar un papel determinante en la solidez de las finanzas del equipo, a través de un acto voluntario y espontaneo que está ligado a un deber más que un deseo cuando se quiere a un club deportivo: el acompañamiento al estadio.

Después de tocar fondo, de sacar la ´totuma´ para lograr la compasión del país futbolero, se tiene la gran oportunidad de abrir un nuevo camino para hacer de esta divisa grande y ajena de intereses personales. Por ningún motivo se puede retroceder, se han logrado pequeños avances que hacen pensar en una nueva historia para el elenco ´musical´.

Opiniones

comentarios